Volver a nacer

Ayer rememoré, de camino al Hospital General de Cataluña a las 3 y media de la mañana para buscar unas llaves (no preguntéis), un "pequeño" incidente que sufri hace unos años, mientras iba en el coche con unas amigas de camino a Alp.


Un tronquito de unos 4 metros de largo se soltó de un camión y casi nos convertimos en un pincho moruno.



El instinto me hizo dar un volantazo a la derecha, mientras el tronquito pasaba a un metro escaso por el lado izquierdo del coche, rebotando contra el asfalto a toda velocidad (si el camión que iba delante iba a 120 km/h, imaginad...)



Recuerdo que en ese momento todas las que ibamos en el coche flipamos por habernos salvado de milagro. Se me olvida a menudo la sensación de tener la suerte de estar viva...

3 briefirmitas:

José Luis dijo...

¿Y qué hacías a las 3 y media de la mañana de camino al Hospital General de Cataluña para buscar unas llaves?

(la respuesta parece evidente, pero eso de que "no preguntemos" da que pensar)

SithWolf dijo...

pues que cierto energúmeno se las dejó en casa y tuvo que ir a buscarlas donde su queridísima pareja trabaja, incansable, muchas noches.

Muchas gracias, Brie... te debo mil!

Piensa, que todo está relacionado... como en un capítulo de Lost: si hubieses muerto en aquel accidente, yo no podría haber entrado ayer en casa :-P

Me alegro de que tu blog también haya esquivado el tronco y vuelva a la vida.

SithWolf

Eva dijo...

Me había pasado como a los escritores, que a veces pierden la inspiración... Por suerte para la humanidad :D sigo vivita y coleando...