Pateada de la muerte

Pues es que no la sé describir de otra manera :D

Hoy hemos ido a Montserrat. Para aquellos bloggeros que no sepáis qué es eso, os contaré que es una montaña (bueno, unas cuantas) en Barcelona-Cataluña-Spain, etc, etc, donde hay un monasterio y la gente va allí en plan turista para verlo y también en plan masoca para hacer rutas y ver la montañita, los pajaritos, etc, etc. Aquí os pongo unos links para curiosear... hay más, pero como estaban en catalán no os los he puesto, pa que luego no digan que los catalanes somos qué sé yo :D



http://www.abadiamontserrat.net/

http://www.montserratvisita.com/
http://www.montserratweb.com/

La cuestión es que hoy mis amigos han desayunado cereales supervitaminados de los que debía comer Super Ratón

y se han decidido por una ruta de la muerte... con más de 200 metros de desnivel...


Os podeís imaginar mi cuerpo serrano, que se había mantenido en hibernación desde el verano pasado que fuí por última vez al gimnasio, enfrentándose a la adversidad y desoyendo los gritos de auxilio de miles de fibras musculares de mis piernas y poniendo a mi pobre corazoncito a prueba para bombear sangre suficiente para que me llegara algo al cerebro y no desvanecerme, montaña abajo.



Sabeis que me mola dramatizar, pero puedo dar fe de que era LA OSTIA, con perdón :D Como muestra, una foto de la cuesta, aunque no se puede apreciar realmente lo chunga que era en algunos tramos...



Nuestro objetivo era llegar al mismo sitio donde te deja el teleférico. Una vez arriba, con la lengua arrastrando el suelo, ves a la gente como sale tan fresca de la estación... y tú piensas "sí, pero esta noche me podré cenar una pizza sin remordimiento de conciencia, jua, jua, jua -risa siniestra/histérica-"(que no, A., que no, pizza no, ensaladita :p).



En fin, arriba hay un mini museo con mucha cosas interesante culturalmente hablando, sobre la historia de la montaña, etc, etc... pero para
mí lo más destacable ha sido este bonito elefante marino, del cual se han encontrado restos de hace chopecientos de años (ya sabeis que estas montañitas tan monas que tenemos ahora están llenitas de fósiles de pececillos).



Ahora sí, tras una h
ora pateando, una vez arriba, ha llegado la parte molona, porque hemos bajado por otro sitio con 10000 escalones (o más)



en un sendero
entre los árboles, super chulo. Esta es la vista que teníamos desde arriba de todo :)



Definitivamente, tengo que encontrar un hueco en mi agenda para volver a ser asidua al gimnasio, porque otra excursión igual y acabo escribiendo este blog desde la UVI del Hospital de Bellvitge :D

5 briefirmitas:

SithWolf dijo...

no eres tú exagerada ni nada, guapa...

el camino en cuestión ha sido una ruta por un camino ancho y plano, cuyo desnivel máximo era menor que el que pueda tener cualquier parking, y habrá sido una horita y media.

desde luego, da miedo intentar hacer algo de senderismo con elementos como tú, pero si esto no ha sido más que un paseo!!!

SithWolf

Eva dijo...

Que sí, que sí, que ya sé que soy exagerada, pero al menos, esta vez alguien más me dará la razón :D

Yolanda dijo...

¿Alguien mas le da la razón????

Parece que no Evita. Que debe ser que estás en baja forma... todavía recuerdo el día que fuimos a montar a caballo en Alp. Tus gritos despavoridos se oían entre las montañas, creo que lo de la naturaleza no se te da muy bien, cuando te sacan de tu ambiente urbano y de tu 306, te vuelves una gritona empedernida.

Eva dijo...

Tampoco necesitaba que me la dieran por aquí :D
pd: la próxima vez te subes a caballo tú en chandal, bonita :)

JL dijo...

Lo cierto es que una visita a cualquier parking corrobora el texto original. Sólo hay que imaginarse una de esas bajadas que tienen al entrar, pero subiéndola a pie durante una hora y media.

De exageración nada, que yo también acabé hecho polvo, oigan. La subidita se las traía.